Contenido Principal
Santander Río

La empresa por los niños

Online Banking

Los niños son cada vez más los protagonistas de diversas actividades organizadas por las empresas. El Family Day o la Jornada de Voluntariado Corporativo se imponen en la agenda de compromisos anuales. En esta nota, les contamos sus características, sus beneficios y cómo implementar estos eventos.

Hace unos años atrás era impensado que nuestros hijos visitaran el lugar de trabajo, pasaran una jornada entre actividades recreativas y lúdicas, mucho menos que el dueño de una empresa destinara fondos para ello. Pero los tiempos cambian. El work-life balance (balance entre la vida laboral y la personal) se impone en la agenda de las compañías, sobre todo en las grandes y las multinacionales. Y, como pasa con muchas tendencias, luego derraman en las pequeñas y medianas empresas.

Disfrutar un día en familia, que los chicos puedan conocer cómo trabaja su papá o su mamá, su ámbito laboral, sus compañeros de trabajo, sin dudas, apunta a generar un sentido de pertenencia e identificación del empleado hacia la empresa. Más allá de las clásicas acciones de capacitación, liderazgo, creatividad que ofrecen las compañías, este tipo de acciones contribuyen también a lograr la fidelidad de sus trabajadores y a generar integración entre las diferentes áreas.

Fechas como el Día del Niño se convierten en momentos clave para desarrollar un “Family Day” puertas adentro o, como muchas otras eligen, afuera de la empresa. Entre estas últimas, existen opciones para desarrollar con los hijos o actividades de los empleados en beneficio de instituciones sociales, y contribuir con la mejora de la calidad de vida, educativa y/o alimentaria de niños en situación de vulnerabilidad.

Los hijos nos visitan

La planificación es la clave. No basta con enviar un mail de invitación a todos nuestros colaboradores. Se necesita elegir cuál es la mejor actividad que “matchee" con nuestra empresa, su filosofía, su estilo, su capacidad y la fuerza laboral.

En primer lugar, es necesario hacerse algunas preguntas elementales: ¿contamos con el espacio suficiente para desarrollar una actividad con nuestros empleados y sus hijos? ¿Cuántos de nuestros colaboradores tienen hijos? ¿Cuántos son varones y cuántas son nenas? ¿Qué edades tienen?

Con estas respuestas podemos definir algunas cuestiones:

  • Si la actividad se realizará indoor o fuera de la compañía.
  • Qué tipo de actividad o actividades desarrollar según las edades y el sexo de los chicos.
  • Si quienes no tienen hijos pueden traer a sobrinos o los abuelos a sus nietos.

Asimismo, deberemos determinar la duración del evento y la fecha de realización. Si se llevará a cabo en un predio al aire libre, planificar si la actividad se pospone por lluvia y seleccionar y comunicar nueva fecha. Hacer una búsqueda de proveedores que desarrollen el evento en general o que se encarguen de organizar diferentes acciones. Comparar costos y finalmente decidir en base al presupuesto y a todas las variables anteriormente mencionadas.

Otro punto indispensable dentro de la planificación será la comunicación. Aquí hay que ser muy cuidadoso. Por ejemplo, debemos asegurarnos que todos los empleados reciban la invitación. También es una buena posibilidad para invitar a nuestros proveedores para cultivar el vínculo y en forma de agradecimiento.

Se puede comenzar con el save the date (el primer aviso que comunica la actividad, la fecha y el horario), alrededor de un mes  o tres semanas antes del evento. Podemos utilizar la intriga, para generar expectativa. Por ejemplo, en el save the date comunicar que se realizará un evento con los hijos pero no especificar qué actividades se desarrollarán — incluso, puede ser sorpresa—. Si será alguna acción deportiva o recreativa se puede especificar que se recomienda llevar indumentaria cómoda.

Algunas ideas para agasajar a los chicos en la empresa pueden ser:

  • Kermesse con diferentes juegos y puestos de comida o golosinas: esta es una buena opción si la empresa tiene un espacio al aire libre y si se tienen niños de edades muy variadas, ya que los juegos pueden determinarse según la dificultad.
  • Show de magia: aquí será importante acordar previamente con el mago de qué edades son los chicos para que adecue su espectáculo.
  • Actividades de arte: en la actualidad existen consultoras que se dedican a crear algún objeto con diferentes materiales, pintar junto a papá y mamá, realizar un collage entre todos los participantes, entre otras opciones.
  • Obras de títeres o de teatro: de acuerdo al presupuesto que se tenga podrá contratarse alguna de las opciones que aparecen en el mercado o si no, presentar una obra planificada y realizada por un grupo de empleados.

Jornada solidaria

Dentro de la estrategia de responsabilidad social que ponga en marcha una empresa se encuentra la posibilidad de la implementación de acciones de voluntariado corporativo. Esto implica que la empresa destine horas de trabajo de sus colaboradores para llevar adelante diferentes proyectos a favor de organizaciones sin fines de lucro y/o de la comunidad más cercana.

Un grupo de empleados —de forma justamente voluntaria y no compulsiva— decide participar durante un día a favor de alguna institución cuyos beneficiarios son niños.

Algunas ideas para realizar en una jornada de voluntariado:

  • Pintar un comedor escolar y ambientarlo con estilo infantil.
  • Brindar una obra de teatro en un hogar de niños.
  • Instalar un rincón de lectura en un centro de atención temprana y brindar a las madres algunas recomendaciones para incentivar el lenguaje en sus hijos.
  • Generar material didáctico y luego hacer la donación a la institución.

Además de la acción durante ese día, los voluntarios líderes podrán hacer una campaña para involucrar a todo el personal a través de la donación de juguetes, ropa, calzado, alimentos no perecederos, libros y todo aquello que sepan que la institución beneficiaria puede necesitar.

Como la jornada al interior de la compañía, esta también conlleva una planificación minuciosa.


Cuestiones a tener en cuenta:

  • La invitación a participar de la Jornada de Voluntariado debe llegar a todo el personal.
  • Involucrar a los interesados en la elección de la actividad, ya que deben vivirlo como algo propio y no impuesto, para generar mayor compromiso.
  • Seleccionar colectivamente a la Institución beneficiaria: sería ideal que fuera una organización en la zona de influencia de la empresa que permita generar buenos vínculos con la comunidad. Los voluntarios pueden hacer sus propuestas y entre todos elegir o votar.
  • Elegir un líder de proyecto o un grupo líder —esto dependerá de la cantidad de voluntarios—. Es importante que alguien coordine todas las acciones que deben llevarse adelante y que las organice para que esté todo listo ese día tan especial.
  • Relevar las necesidades de la institución y edades y características de los niños para brindarles una actividad que los enriquezca.

No hace falta tanto presupuesto, sólo ganas y creatividad. Cualquiera de las opciones tienen además el beneficio de integrar a diversas áreas y jerarquías dentro de la empresa, fidelizar a nuestros colaboradores y generar sentido de pertenencia. Nada es más lindo que trabajar juntos para ver las caritas felices de niños, tanto propios como aquellos que no viven una realidad como la nuestra, disfrutando de un día dedicado a ellos.

TAGS: Responsabilidad social, niños, ayuda a la infancia, bienestar laboral, campañas solidarias.

POR: Florencia Del Gizzo.

¡Hola! Soy Flor Del Gizzo, Storyteller y Periodista. Formada en la escuela de periodismo TEA, cuento con un Posgrado en Comunicación Institucional de la Universidad Austral y un Posgrado en Gestión de Organizaciones sin fines de lucro de la UdeSA. Comencé mi carrera hace 17 años y trabajé para diversas organizaciones y proyectos nacionales e internacionales, en las áreas de Comunicación, Desarrollo de Fondos, RSE, Marketing, Voluntariado y Cooperación Internacional. Como Periodista publiqué cerca de 100 notas sobre calidad de vida, salud, sustentabilidad y crianza en medios gráficos como Clarín, Revistas Grupo La Nación, Editorial Televisa y Editorial Perfil. Mi pasión por contar historias y mi experiencia dieron origen a Flor de Historia, Agencia de contenidos especializada en Storytelling. Su propósito es comunicar historias que inspiren y motiven, y que permitan a empresas y organizaciones a distinguirse con sus productos y servicios y llegar con su mensaje a potenciales clientes con contenido de calidad. Es simple. Las historias bien contadas atrapan, seducen, movilizan, emocionan, ¡son irresistibles! flordehistoria.com  twitter: @flodelgizzo

Santander Rio

Santander Río® 2017
Todos los derechos reservados.