Contenido Principal
Santander Río

"Soy muy chico para pensar en mi marca."

Online Banking

“Soy muy chico para pensar en mi marca”.

Autor: Sebastián Etcheverry.

A veces pensamos en la marca sólo como un distintivo, un logo bonito dejando de lado muchas cosas que hacen a nuestro negocio y la forma en como nos percibe nuestro cliente.

Esta es una respuesta recurrente en las PyMEs para no darle prioridad a algo que creemos que sólo es patrimonio de las grandes corporaciones y de esas empresas que hacen publicidades espectaculares y que pelean en un mercado gigante distinto al nuestro.

Hoy queremos tocar este tema porque muchas pequeñas y medianas empresas cometen el error de pensar sólo en la marca como un detalle estético que decora su negocio regocijándose con un lindo cartel y una linda tarjeta, pero a la hora de hablar de la marca no lo consideran algo que fuera hoy a impactar en el día a día del negocio porque son una empresa chica o porque no es un rubro donde importe demasiado.

Por eso es que NO queremos encarar este tema hablando de cómo las grandes marcas llegaron a ser lo que son sino justamente trataremos el tema desde el lado opuesto.

Las marcas cercanas y el real significado de una marca

Pensemos en nuestro entorno y seguro encontraremos marcas que no necesariamente son un nombre de fantasía con una gran publicidad. Los negocios a los que acudimos cotidianamente, aquellos que están relacionados con nuestro trabajo o con nuestros quehaceres diarios tienen distintivos que la mayor parte del tiempo pasamos por alto y conforman su marca. El almacén del barrio más allá del nombre que le hayan puesto además es también la de la esquina de tal o “lo del tano”. Y tendrá para nosotros un montón de características más y detalles que hacen que compremos o no en ese lugar, que contratemos o no a ese profesional.

Ahora bien, pensemos, cual es el verdadero significado de una marca. Sin hacer una definición de diccionario es mejor dar una definición absoluta, es decir, nos quedaremos con que la marca son todos aquellos detalles que hacen a nuestro negocio y todo lo que lo compone (nosotros mismos inclusive).

Repasando sobre nuestra marca

Teniendo presente lo que dijimos antes sobre nuestra marca. Lo primero es pensar en nosotros mismos y  que cualidades buenas y malas le aportamos a ella.

Pensemos en todos los detalles que tiene nuestra marca, todos los distintivos y rasgos, cómo nos diferenciamos de nuestra competencia, cómo nos reconocen en nuestro entorno y qué tienen en cuenta a la hora de elegirnos. Esto nos va a dar cuenta de que la marca (considerándola de esta nueva forma) es un poco más de lo que creíamos.

Todo comunica y todo deja  “MARCA”

El repaso anterior nos sirve de manera rápida para empezar a ver nuestra marca y nuestro negocio de otra forma, ahora bien, es hora de ser más profundos.

Todo comunica. La forma en que nos atendieron. Lo rápido que llegó el pedido. Lo limpio y ordenado que estaba todo. Los detalles.

Y cuanto más observamos nuestra empresa nos damos cuenta que hay un montón de factores que comunican mucho más que una buena publicidad y que en su totalidad construyen nuestra identidad de marca.

Es un ejercicio fácil y no nos demanda más que nuestro tiempo y nuestros sentidos ver los detalles que hacen a nuestra marca e ir construyéndola.

Nuestros clientes a la hora de elegir ven y escuchan todo lo que nuestra empresa dice bajo su nombre, y a medida que mejoramos las huellas que dejamos en ellos fortalece el negocio.

Lo que tenemos que tener claro para construir nuestra marca

  • La marca es un resumen de nuestra empresa y de lo que ofrecemos como negocio.
  • Garantía: El cliente a través de la marca asocia sus experiencias pasadas y la garantía de obtener un producto o servicio garantizado por la compra anterior.
  • Estructura: Permite categorizar rápidamente y reconocer un producto, y reduce el tiempo de selección y elección.
  • Diferenciación: Es el elemento que marca la diferencia.
  • Practicidad: Al ser memorizable y fácil de reconocer, la marca posibilita que el cliente realice compras repetitivas o rutinarias con sólo recordar un nombre o un logotipo.
  • Lúdica: La elección de marca proporciona también el inmenso placer de jugar a comprar.
  • Posicionamiento: La marca le brinda a la empresa la posibilidad de posicionarse claramente respecto de sus competidores en la mente de los potenciales clientes.

Si crees necesario profundizar este tema, te recomendamos el libro “La promesa de la marca”, de Alberto Wilensky.

Tags: Marca, Identidad, Registro de marca, Creatividad.

Santander Rio

Santander Río® 2016
Todos los derechos reservados.