Contenido Principal
Santander Río

Trabajar y mover el cuerpo ¿misión imposible?

Online Banking

¿Sentís que luego de muchas horas trabajando te duele todo el cuerpo? ¿Creés que no tenés tiempo para hacer ejercicio? Hoy me dispongo a contarte como podés hacer para que tu vida laboral y la actividad física jueguen de la mano en el partido semanal.

Quiero mostrarles un poco de luz al final del túnel, y decirles que ¡sí se puede!, Sólo necesitamos tener un poco de organización, rutina y estructura para poder lograrlo.

Es normal ver que casi todos los que trabajan en una oficina poseen varios tipos de contracturas, molestias de cintura y de brazos, que son las zonas mayormente afectadas por la cantidad de horas que pasamos en el escritorio.

El sedentarismo genera una condición peligrosa para el futuro, donde el sobrepeso, el mal estado físico y las afecciones psicológicas, son algunos de los tantos problemas a los que nos enfrentaremos.

UNA GIMNASIA PARA CADA MOMENTO

Está comprobado que luego de 1 hora el cuerpo necesita realizar de 5 a 10 minutos de ejercicios de compensación, para activar las zonas que se mantuvieron inmóviles mientras trabajamos.

Según Jorge Osorio, especialista en este tema, hay tres tipos de gimnasia laboral: 

  • Preparatoria: Se realiza antes del inicio de la jornada laboral o después de almuerzo, cuando muchos trabajadores comienzan a sentir los primeros índices de somnolencia. Es una gimnasia de activación que incluye ejercicios de estiramiento y preparación de las partes del cuerpo que serán exigidas durante el trabajo.
  • Compensatoria: Se realiza dentro de la jornada laboral como una pausa activa. Consiste en ejecutar ejercicios de compensación para, por ejemplo, activar las partes del cuerpo que no se usan habitualmente. Sus objetivos son prevenir afecciones, disminuir molestias y reducir la fatiga.
  • Relajación: Por lo general se realiza al finalizar la jornada de trabajo.También la practican mucho los ejecutivos antes de alguna reunión en la que deban tomar decisiones. 

QUÉ HACER

A partir de estos ejemplos, los invito a que prueben cual de todas estas posibilidades pueden incluir en su rutina, para ir cambiando de a poco esas sensaciones de sedentarismo y molestias, por mayor energía y alegría en sus quehaceres diarios.

CAMINO AL TRABAJO

Muchas personas viven lejos de la oficina, y dependen de los medios de transporte tradicionales como el colectivo o el tren para poder llegar al trabajo. Si ese no es tu caso, y crees que es posible, te invito a que comiences por incluir una bicicleta en tu recorrido al trabajo. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ofrece un servicio que permite utilizar bicicletas gratuitamente, para desplazarse por la ciudad. Esta opción no solamente cuida el bolsillo, sino que también nos invita a comenzar el día con un poco de actividad.

Si la excusa es cómo llegar al trabajo sin parecer un maratonista transpirado luego de la carrera, la solución es llevar un bolso con una muda de ropa para sentirnos cómodos el resto del día. 

Si tu opción es el auto, podrías buscar estacionar más lejos que de costumbre, para incorporar unas 8/10 cuadras de caminata a tu rutina matutina.

EL GYM EN TU BOX

No sería malo pensar en incorporar pequeños desafíos de ejercicio cada cierto tiempo mientras trabajás. Desde una cinta de resistencia para fortalecer los brazos, o pequeñas pesas de mano que te permitan hacer un break saludable para conectarte con tu cuerpo.

COMPAÑEROS SALUDABLES

Las caminatas luego del almuerzo con alguno de tus compañeros, puede ser la excusa perfecta para salir un poco del ambiente laboral, mover el cuerpo e intercambiar experiencias. Podés encontrar apoyo y continuidad en un grupo de pertenencia. Si uno decae, es más factible que otro pueda convencerlo y así poder realizar la actividad con la mayor frecuencia posible.

VIAJES DE TRABAJO

Muchos de ustedes viajan habitualmente por cuestiones laborales y pasan mucho tiempo enaeropuertos, donde parece que la única opción viable es sentarse a tomar café y abrir la notebook. Una de las opciones posibles es que consideres, en caso que puedas, viajar con ropa cómoda que te permita caminar por el aeropuerto con tu valija, para aprovechar más saludablemente el tiempo que tenés entre las esperas. Esto permite a tu cuerpo moverse, y a tu mente oxigenarse, después de horas en el vuelo.

ACTIVIDADES EN LA SEMANA

Muchas empresas hoy en día comprenden que sus empleados son el mayor capital y que para cuidarlos y fidelizarlos deben incorporar beneficios y actividades de ejercicio físico. Clases de Yoga, cursos de Manejo de Estrés y Ansiedad, Stretching son algunas de las opciones que permiten que el personal, siga manteniendo amplias jornadas laborales y aun así, no pierda la posibilidad de entrenarse.

Entonces queda por enumerar los beneficios, para encontrar un poco de motivación en la inclusión del movimiento en nuestro día a día.

  • Los estudios realizados por la Universidad de East Anglia de Estados Unidos, sumados a los realizados en Norwich y Norfolk en Inglaterra, han demostrado que caminar o ir en bicicleta al trabajo, mejora la salud mental de las personas. Los empleados que incluyen caminatas en su trabajo (o en su camino a él) demuestran haber mejorado notablemente
    su capacidad de concentración, y poseen un nivel de estrés muchísimo menor que los que no ponen su cuerpo en actividad durante la jornada.
  • A través de diferentes estudios se ha comprobado que en un grupo que trabaja 40 horas semanales las molestias lumbares eran de un 72%. Aplicando ejercicios en sus rutinas, esas molestias bajaron a 44% en un lapso de 6 meses de práctica. Es necesario entender que una actividad de ejercicio semanal, como el Stretching, o el Yoga, ayuda considerablemente en el alivio de toda la espalda y particularmente en la cintura:los dos dolores más comunes en el mundo laboral.
  • Aunque la sabiduría popular reflejada en el viejo aforismo "Mens sana in corpore sano" reconocía ya la conexión entre salud física y mental, la comunidad científica ha prestado atención a la relación entre actividad física y función cerebral. El ejercicio ha demostrado ser un método excelente de protección frente a enfermedades neurodegenerativas, e incluso puede ayudar a disminuir el impacto de las mismas en nuestra vida.
  • La actividad reduce la sensación de tristeza, ansiedad y depresión. Si bien es necesario realizar ejercicio aeróbico para que los resultados sean lo más beneficiosos, se ha comprobado que incluir actividades físicas mientras trabajamos, aumenta la sensación de energía en el cuerpo, liberando serotonina que es la hormona responsable de la felicidad en nuestro cerebro. Por eso cada vez que hacemos ejercicio, nos sentimos más contentos en el aquí y ahora, pese a todos los problemas que tengamos en agenda. 
  • El incorporar la costumbre de activar el cuerpo en la oficina genera bajas en las tasas de ausentismo, y más compromiso por parte de los equipos. Esto ayuda a que la organización prevea un clima laboral mucho más entusiasta, motivado y abierto a trabajar con mejores condiciones. 

 

Existen mil formas de combatir el sedentarismo, simplemente necesitás la convicción de que el primer paso para cambiar una conducta, disminuir la sensación de agobio, y molestias musculares, es comenzar a mover el cuerpo. Como dice el famoso coach y gran referente Anthony Robbins "Change your state, change your mind" (Cambiá tu estado, cambiá tu mente). Entonces, por resultados diferentes, comencemos a mover el cuerpo.

TAGS: Ejercicio físico, Ansiedad y estrés, Stretching, Mejora clima laboral, Movimiento, Mejora en el equipo. Salud.

POR: Carolina Varzabetian 

Soy Carolina Varzabetian, tengo 36 años y me recibí de Licenciada en Diseño Gráfico. Con experiencia profesional en diseño y marketing durante varios años, hoy soy fundadora de Woman+weconnect un emprendimiento que organiza eventos de desarrollo personal y actividades de calidad de vida en empresas y público en general. Escribo cada miércoles a mis seguidoras, organizo talleres in Company, y trabajo como capacitadora del Programa BAemprende de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Amante del eterno aprendizaje, de los viajes lejanos, y de mi perro Felipe.

Santander Rio

Santander Río® 2016
Todos los derechos reservados.