Contenido Principal
Santander Río

Cómo la RSE puede potenciar tu PyME

Online Banking

¿Por qué la Responsabilidad Social Empresarial ha tomado un gran impulso a nivel mundial? ¿Cómo podemos hacer para implementarla en nuestras empresas?

La Responsabilidad Social Empresaria radica en que la empresa sume voluntariamente objetivos sociales y ambientales a sus operaciones comerciales, procesos productivos y relaciones con distintos grupos de interés, integrándolos a su estrategia.

Ser socialmente responsable no sólo significa cumplir con las obligaciones en estos ámbitos, sino ir más allá, invirtiendo en el capital humano y en las relaciones con el entorno y la sociedad en que se opera. 

Para la mayoría de las pymes, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) sigue siendo un tema desconocido, lejano y fuera de su alcance, se la considera un lujo reservado para grandes empresas, ya que se presupone que tienen recursos humanos y económicos suficientes para el desarrollo e implementación de un modelo de gestión socialmente responsable. 

Otro de los grandes obstáculos de las pymes es el enfoque de la RSE como un tema meramente de "moda" y no como un factor de competitividad, de importancia para la salud de la marca y del modelo de negocio en el largo plazo. 

Sin embargo, en la actualidad existen numerosos casos de éxito de pymes que gracias a sus estrategias de RSE han ganado muchísimo mercado, ya que precisamente por su tamaño (y a veces su "uventud"), pueden implementarlas rápidamente y posicionarse fácilmente sobre nuevos atributos. 

Además de la adaptabilidad a los cambios, las pymes suelen tener un mayor conocimiento del entorno en el que operan, su comunidad, su gente y su mercado, dado que suele ser más pequeño que el de las grandes corporaciones, lo que sumado a una comunicación más directa entre sus integrantes, le otorga una serie de ventajas realmente significativas a la hora de aprovechar las oportunidades. 

Pero el secreto no está en los recursos sino en la visión, la priorización y el involucramiento de todos los grupos que tienen interés en la empresa y su comunidad. 

Las Startups, aquellas pymes que ya han nacido con esta cultura impregnada en toda su estructura, aquellas a quienes el mismo mercado a través de clientes y proveedores ya les impuso esta forma de concebir su rol como empresa, cuentan seguramente con un plus. 

En el futuro próximo, el concepto de RSE estará intrínsecamente ligado al concepto de empresa, y éstas nacerán con una visión de RSE a todos los niveles. Adaptarse tarde a esto ya no será una cuestión de oportunidad sino de supervivencia. 

Pero qué tenemos que mirar en nuestra pyme si creemos que ha llegado el momento de implementar un plan de RSE: 

  • Lo principal es que empieces de cero y hagas un plan propio, que no lo copies de ninguna corporación, y mucho menos si no opera en tu misma comunidad. También sería ideal que acciones antes de que el mercado te lo imponga, para que surja de la propia voluntad y convicción de quienes forman la empresa, puedas exceder lo que el mercado requiere y se pueda implementar paulatinamente. 
  • Una vez que la decisión está tomada, se relevan las motivaciones y la visión, es hora de un autodiagnóstico. Lo ideal es tomar de referencia la norma ISO 26000. A diferencia de otras normas, ésta fue acordada para que sirva como recomendaciones y no es certificable, pero te permitirá relevar qué puntos observar y cómo hacerlo. De todos modos, a partir de esta norma, surgieron muchísimas certificaciones privadas y siempre sirve empezar mirando los cuestionarios de diagnóstico. A modo de ejemplo, te sugiero http://2r.dircom.org/documentos o http://rsed.fundaciononce.es/cuestionario.aspx o quizás mirar de un modo más exhaustivo todos los ejes y oportunidades que se desprenden de http://www.sistemab.org/ que cuenta con muchos adeptos y es la más cercana a nuestro mercado. - Es fundamental que para realizar el diagnóstico se escuche la opinión interna de quienes forman la compañía, la mirada externa de quienes tienen interés en la compañía, y se analicen los casos de éxito. Hecho esto, será más fácil identificar los espacios de mejora, y armar el plan.
  • El plan debe alcanzar los ejes económico, social y ambiental (conocido como triple impacto), lo que en el caso de una pyme puede implicar la primera vez que analice que debe exceder las exigencias legales y responder sobre cómo sus decisiones y operaciones repercuten en materia de Derechos Humanos, Medio Ambiente, Derechos Laborales y Transparencia.
  • Se debe comenzar por los valores de la compañía y el management, la estrategia de largo plazo, los objetivos sociales, ambientales y económicos, los planes de acción y los indicadores que se usarán para medir el resultado. Es mucho lo que se suele esperar de una pyme localmente, para la generación y conservación del empleo, el trabajo inclusivo, el foco en la solución de problemas sociales, el cuidado del ambiente y el desarrollo social de su barrio, por lo que es fundamental el diálogo con los grupos de interés. 
  • El Marketing responsable deberá apalancar toda la estrategia, ya que será la herramienta que permitirá construir, comunicar y entregar la propuesta de valor, los objetivos y el modo en que la empresa decidió llevar a cabo sus operaciones. Esto le permitirá ganar valiosos aliados, clientes, construir reputación y confianza, lo que repercutirá en su valor de mercado. Además, conociendo las expectativas y los temas que preocupan a empleados, vecinos y clientes, se pueden realizar acciones de gran impacto, es importante que el profesional de marketing o el dueño de la pyme, tengan presentes estas expectativas a la hora de evaluar acciones de patrocinio y sponsoreo, sobre todo locales. 
  • Luego, se debe fomentar el involucramiento, la participación activa e integrar a todos los niveles de la empresa. Todos los empleados deben relevar información, cumplir con los principios de ética, velar por la utilización eficiente de los recursos, minimizar el impacto de las operaciones en el medio ambiente, buscar el mejor resultado, cuidar la seguridad propia, de sus compañeros y clientes, rendir cuentas en forma transparente, y obviamente, son quienes ejecutan los planes de mejora.
  • Es recomendable nombrar responsables o hasta crear un comité, que no sólo supervise la implementación y analice los indicadores, sino que también observe el funcionamiento de los flujos de comunicación, tanto internos como de generación de relaciones con los grupos externos. 
  • Finalmente, hay que comunicarlo a través de un informe de RSE diferenciador, que resuma los objetivos, indicadores elegidos y resultados obtenidos o la información correspondiente que genere confianza y garantice transparencia y previsibilidad. Pero esto da para un artículo aparte. 

El cambio debe empezar por los dueños y el management, quienes con su visión, deben exponerse a aumentar sus responsabilidades, pero a partir de su credibilidad, atraerán talento y compromiso. Comunicando los valores y las reglas de una empresa socialmente responsable, formando y educando, se crea el clima propicio para la implementación de acciones, a la vez que se profesionaliza la empresa y se obtienen mejores resultados.

En resumen, se debe realizar un diagnóstico para desarrollar un plan con objetivos basados en la propia cultura, entorno e interlocutores. La estrategia de negocios debe ser coherente con el plan para garantizar responsabilidad y buena gestión, lo que deberá incluir la participación de todos los grupos de interés (stakeholders) y concluir en un informe transparente sobre el impacto de las operaciones en el marco económico, social y ambiental. La estrategia de marketing se sustentará en la comunicación de estos atributos para construir reputación y confianza.

Las corporaciones, gobiernos y los medios, están profundizando la concepción de la RSE, usándola para elegir clientes y proveedores, para garantizar su aplicación en toda la cadena de valor, lo que sin dudas genera presión en las pymes, pero que a la vez muestra una gran necesidad de que se adapten y se sumen, generando más y más oportunidades. Es cuestión de observar y detectar problemas que vale la pena resolver, así como clientes y proveedores que privilegian la relación con pymes que aplican prácticas de sustentabilidad y RSE, que son muchos, y en un futuro cercano, quizás todos. 

Estoy segura de que conociste más sobre este tema vital para el futuro de tu pyme y estás en condiciones de empezar y mejorar tu competitividad. En próximos artículos, te voy a contar cómo, medir el impacto y elaborar buenos informes de RSE. 

TAGS: RSE, Responsabilidad Social Empresaria, Sustentabilidad, Empresas Sustentables, Management Responsable. 

POR: Patricia Ivanic. 
Patricia Ivanic tiene 42 años y nació en Lanús, Provincia de Buenos Aires. Coordinadora General de Pato Ivanic Eventos. Es Técnica Profesional en Consultoría Psicológica de la Universidad Maimonides, título que le permitió trabajar con distintos grupos de personas en diferentes ámbitos. Cuenta con 20 años de experiencia en el rubro Patrocinios, Eventos y Comunicación, fue Coordinadora de Patrocinios y Comunicación de Visa Argentina, especializándose en la organización de eventos deportivos, de espectáculos y empresariales a nivel nacional e internacional. Amplia trayectoria del rubro de Patrocinios deportivos y de espectáculos, siendo parte del equipo organizador de los Mega Shows y Seleccionados que visitaron nuestro país. Se desempeña como Capacitadora en la Academia BA Emprende, Programa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Santander Rio

Santander Río® 2016
Todos los derechos reservados.