Contenido Principal
Santander Río

Tubocenter: con chapa de campeón

Online Banking

Dos familias que venían del rubro de la venta de productos siderometalúrgicos decidieron unirse en 2009 para conformar “Tubocenter”, que en el 2014 convocó a Fernando Lococo (34) como nuevo socio y en sólo 3 años se expandió considerablemente, con perspectivas de seguir haciéndolo.

Tubocenter nació en 2009 de la mano de Leonardo Farrara (49), que era dueño de Perfiles San Fernando y junto con el dueño de Hierros Caruso conformaron esta nueva marca que en un principio nació como hobbie. En 2014 el proyecto venía trabajando muy bien y tenían la necesidad de encausarlo en algo más serio, por lo que convocaron a Fernando Lococo (34) para que la dirija.

“Soy Licenciado en Comercialización y estaba como gerente de ventas de todo el país en una empresa de Córdoba que les proveía materiales a San Fernando y Caruso, por eso los conocía de hace años y habíamos entablado una amistad. Cuando me ofrecieron dirigir la compañía, me tentaron con una participación societaria, lo que me motivó aún más a formar parte de Tubocenter”.

Actualidad

La joven pyme, que se dedica a vender productos siderometalúrgicos a consumidores finales, cuenta actualmente con dos locales (en Pilar y Los Polvorines) con la más moderna tecnología y haciendo hincapié en el trato al cliente. “Cuando empecé, en 2014, Tubocenter tenía 350m2 (en local y depósito), actualmente contamos con 2200m2, compuesto por 2 locales y 4 galpones”, explica Fernando, presidente de la compañía. “Es un mercado que requiere mucho espacio y las inversiones son grandes”, aclara.

Su público es mayoritariamente minorista, como el herrero, o una familia que se quiere hacer el techo de la casa, por ejemplo. Por supuesto también hay participación en empresas de construcción, pero por lo general, con trabajos más pequeños y menos masivos.

Perspectivas a futuro

La empresa, que en 3 años tuvo un exponencial crecimiento, no se achica y quiere seguir por la senda de la expansión. “Nuestra idea es seguir creciendo con locales en zonas de expansión residencial, como podría ser Escobar o Pacheco”, comenta Lococo, y agrega: “El objetivo es ‘atacar’ geográficamente pero sin pisarnos entre sucursales, sería una competencia interna que  no sirve”.

A su vez, el concepto de locales grandes mutaría a espacios más pequeños y con una central que distribuya a esos locales y a los clientes directamente. “Vamos a abrir sucursales que tengan superficies más chicas y que haya una central, seguramente Polvorines, que abastezca a todas las otras”, especifica Fernando.

La labor de Santander Río

“La intervención de Santander Río en nuestro crecimiento es fundamental, todo lo que es equipamiento, como los puente grúa, maquinarias y cortadoras, entre otras cosas, lo financió el banco. Además, todos nuestros empleados tienen cuenta ahí y están muy contentos”, explica Fernando, y agrega: “vimos que Santander Río se acercó mucho a las pymes. Nos invitó a un evento de IDEA en el Sheraton, por ejemplo, que sirve para codearte con colegas. Además de eso, tenemos el Business Center en Pilar y una excelente relación con el personal de las sucursales, eso es clave”.

En primera persona

Banco Santander Río: ¿Cuáles creés que son los atributos que los diferencian de los competidores?

Fernando Lococo: Es un rubro que por lo general se maltrata a la gente, y nosotros nos caracterizamos por la buena atención. En Google o Mercado Libre, por ejemplo, tenemos una calificación excelente, y eso también hace a la empresa, además del precio y los plazos de pago, por supuesto.

Creemos que la clave está en tener bien a los empleados, porque ellos son los que tienen el trato con el cliente. Creamos buenos ambientes con grupos muy sólidos. No es lo mismo que te atiendan bien a ir un local donde las personas están desganadas, te atienden con mala cara; no te da ganas de volver. Entonces, cuando entrás a un local, tenés música, aire acondicionado, chicos que son amables, un buen precio de compra, y un local que suplió tus necesidades, volvés.

Además,  tenemos una gran ventaja competitiva por capacidad y stock. Casi nunca nos quedamos sin un producto de algo, y si eso llega a suceder, por más que sea otra razón social, puedo ir a buscar materiales al local de mi socio, por ejemplo, y después en un nuevo encargue se lo devuelvo. Eso es clave. (NdeR: tanto Perfiles San Fernando como Hierros Caruso, que no forman parte de Tubocenter).

BSR: ¿Es un producto que se puede vender por internet?

FL: Sí, la verdad que por internet vendemos muchísimo. También estamos desarrollando un portal propio para hacer la compra. Otra estrategia es que, por ejemplo, a todos los comentarios que vemos en Google los respondemos agradeciendo justamente el comentario. Hoy en día es común googlear algo antes de ir, y si vos ves 2 estrellas de calificación, no vas a ir.

BSR: ¿Has recibido algún comentario negativo?

FL: Sí, y cuando veo un comentario negativo me pongo mal. Hace poco me pasó con una clienta que la atendió un empleado nuevo que no tenía experiencia y le vendió una chapa que el cliente no había pedido. La que la clienta quería valía un poco más. La llamé y le dije: “cuando acá una empresa se equivoca, no llama el dueño en persona para solucionar la situación y pedir disculpas. Te voy a devolver la diferencia por más que estés llevando un producto más caro porque el error fue nuestro, pero te pido que por favor una vez que hayamos resuelto esto, aclares en internet con el comentario negativo”. Al principio no me creía que estaba llamando el dueño, pero cuando realizamos la devolución de dinero, se alegró y eliminó ese comentario negativo.

BSR: Y además de esa, ¿tienen alguna otra estrategia para fidelizar a los clientes?

FL: Hay una especie de camaradería entre los herreros, cuando consiguen algo bueno, se lo comparten. Y nos agregaron a un grupo de herreros, que lo maneja Paula, que trabaja con nosotros, donde agregaron cada vez más gente. Entonces lo que hicimos es que si están dentro de ese grupo, tienen un precio especial, y con eso conseguimos y consolidamos a nuestros clientes.

BSR: ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser tu propio jefe?

FL: Si te gusta lo que hacés, para mí el trabajo no es trabajo, es una realidad. Nos encanta lo que hacemos y no es un sacrificio. Puede ser un domingo a la noche que no tenga nada para hacer, y me pongo a trabajar, en una Pyme siempre hay algo para hacer. Tiramos el centro y también entramos a cabecear al área. Somos un poco gerentes de todo. La desventaja puede ser que no tengas horario.

BSR: ¿Cómo hacés para equilibrar tu vida personal con tu vida laboral?

FL: Para mí no es negativo porque no lo sufro, me gusta lo que hago. Es negativo cuando estás en el Coliseo Romano, por ejemplo, no disfrutando del momento y con la cabeza de lo que está pasando en la empresa, y perdés el momento con la persona que compartís eso. Por suerte no me pasa.

BSR: ¿Creés que hay alguna regla de oro para las pymes?

FL: La pasión, el esfuerzo y fundamental confiar en la gente que tenés, el desafío es conseguir a la gente adecuada, una vez que conseguís a esas personas y podés confiar en ellos, vas a estar tranquilo. Los empleados son los representantes de la empresa, el valor se agrega muchas veces no con cuestiones operativas.

BSR: ¿Hay alguna frase, libro o película que te identifique o motive?

FL: Me encantaron “El Lobo de Wall Street” y “Jerry Maguire”, sacando la parte ilegal de la primera, el hecho de que arrancaron de cero, cómo construyeron los equipos de trabajo, eso es lo interesante. Jerry Maguire es una película motivadora, se quedó sin trabajo y triunfó con su único cliente.

TAGS: pymes que inspiran, emprendedurismo, casos de éxito, pymes.

Santander Rio

Santander Río® 2018
Todos los derechos reservados.