Contenido Principal
Santander Río

La pyme que le facilita el trabajo a otras pymes 

Online Banking

Colppy (Contabilidad Online Para Pymes), que nació en 2012 de la mano de Juan Ignacio Onetto y Mariano Rizzi, es un sistema de contabilidad online tanto para pymes como para estudios contables con herramientas que permiten visualizar el flujo de fondos en tiempo real, gestionar facturas, hacer reportes contables y facilita la obtención de los “números” de la compañía.

Juan Ignacio Onetto (38), Ingeniero en Sistemas y miembro de una familia con sangre emprendedora decidió, hace 5 años, respetar el legado y crear su propia firma. A esta idea se le sumó el contador Mariano Rizzi (38). Así nació Colppy, actualmente ubicada en el corazón de Palermo y con un equipo joven e innovador. “La historia y el origen de la compañía surge de ayudar a esas personas que son dueños de pequeñas empresas a profesionalizarse, organizarse y que se haga más fácil su negocio”, sostiene Juan Ignacio, CEO de Colppy. Los conocimientos de transformación digital y mejora de procesos de Onetto, sumado al título de Contabilidad de Rizzi fueron la mezcla perfecta de lo que hoy es Colppy (Contabilidad Online Para Pymes).

¿Qué es Colppy?

El trabajo de Colppy es, como lo dice el nombre, un sistema de contabilidad online, tanto para pymes como para estudios contables. Con esta herramienta podrán, entre otras cosas, visualizar el flujo de fondos en tiempo real, gestionar facturas, hacer reportes contables y reportes sobre los “números” de la compañía.
“Nos posicionamos para la pyme como un primer paso, el compañero para ser mejores empresarios, a poder organizar su administración, a poder ser más eficientes internamente. Nuestra propuesta es ser algo sencillo, accesible, fácil de usar, donde uno pueda rápidamente empezar a utilizar el sistema, que no se necesite mucho tiempo de implementación”, comienza explicando Juan Ignacio Onetto, y agrega: “para el contador somos una herramienta de productividad y eficiencia, para ahorrar costos, reducir los tiempos para que tengan tiempo para crecer o adquirir nuevos clientes. Ganan eficiencia porque con un sistema pueden administrar múltiples empresas y porque también evitan la doble carga. Si sus clientes usan Colppy y ellos usan Colppy y al cargar una factura se genera el asiento contable”.

Perspectivas a futuro

Con respecto a lo que le depara a la compañía a futuro, Onetto explica que la visión a 10 años es transformarse en “una empresa netamente de almacenamiento de grandes volúmenes de información contable y administrativa de las pymes”. “Podríamos transformar a Colppy en un gran banco de datos para que las entidades financieras o bancarias pudieran generar análisis crediticios o análisis de riesgo y puedan ser más eficientes en el relacionamiento de las pymes en el sentido de tasas preferenciales, entre otras cosas”, agrega.
Otra de las variantes es que el sistema aprenda cómo se carga la información, identificar oportunidades de gasto o inversión, como también poder interactuar con el sistema a través de Whatsapp, por ejemplo, para pedirle al sistema que pague una factura, que interpretaría lo escrito y ejecute la acción.

En primera persona

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser tu propio jefe?

Como ventajas puedo hacer el trabajo con una libertad que antes no tenía. La libertad que te da hacer las cosas cuando querés. Eso no quiere decir que no tengas tus jefes, no me considero 100% mi propio jefe, creo que tengo gente, los clientes, el mercado, los inversores, directores y empleados en los que siempre hay cierta restricción que imponen. Lo interesante es que la inyección de velocidad y energía es muy autorregulable, puedo trabajar en cualquier hora. Siempre orientado a los objetivos, por supuesto. Entre las cosas negativas, aunque parezca contradictorio, es que dependés mucho de vos, y eso te quita libertad.

¿Cómo hacés para no mezclar la vida laboral con la vida personal?

No veo necesario que haya una separación, ¿por qué las cosas no pueden ir juntas siempre y cuando haya un balance? Lo importante es que tengas tus prioridades, que son salud, familia y felicidad, y que estés cumpliendo con tus objetivos. Puede pasar que a veces la ecuación no esté balanceada. Lo importante es entender cuándo poner energía a una cosa u otra, tener una familia que te acepte con tus desbalances, tener un equipo de trabajo con el cual, cuando requieras estar con tu familia, puedan servirte de back up.

¿Podés desconectarte?

Es uno de los trabajos más difíciles que hay. Es muy duro este equilibrio y desequilibrio lidiando con los altos y bajos de trabajo. En mi caso busco canales para canalizar energía. Cuando estoy muy cargado, por ejemplo, lo canalizo con energía física. Lo más dañino es estar muy enroscado con los temas, ahí es clave saber salir, irte de ahí, caminar, descansar y conectarte con otras cosas u otros temas que te den oxígeno.

¿Ofrecen un producto único o tienen competidores?

El principal competidor es la planilla de cálculo, aunque no lo creas. Nosotros somos un agente de cambio, las empresas están muy acostumbradas a trabajar de una manera y esa es nuestra competencia. Cómo con nuestro producto somos capaces de persuadir a la gente de que hay una mejor forma de hacer lo que hace.

¿Cómo se prepara uno, o la empresa, para sobrellevar un conflicto económico a futuro, o la incertidumbre de que lo haya?

Hay un montón de cosas que operativamente afectan. Es una cuestión de supervivencia. Lo que a mí me sirve mucho y me quita mucha frustración es pensar que a pesar de que haya una serie de cambios coyunturales, al final la capacidad que nosotros desarrollemos internamente para esa adaptación queda en nuestras manos. Me entusiasma saber que soy el que puede adaptarse.

¿Considerás que hay alguna regla de oro para las pymes?

Es inevitable pensar en lo que hago yo, y lo veo como empresario también, me parece que la regla también es como pyme, tratar de conectarse con uno como empresario y no como emprendedor. ¿En qué momento uno dice me la voy a jugar y voy a administrar esto como una persona profesional? Tengo que entender lo que estoy haciendo. Tal vez la regla es hacer algo intermedio que tenga cierto valor y que te de capacidad de rumbo o adaptación. Tener una idea u objetivo súper claro de lo que querés lograr y después siempre estar abierto a hacer avances graduales. Es una manera de mitigar ciertos riesgos.

¿Hay alguna frase, libro o película que te identifique o te motive por algo?

Si, varias cosas. Hay un libro que para mí fue clave que se llama “The lean startup”, que habla sobre cómo construir productos servicios y compañías, hay otro también que se llama “The bussiness model generation”. Eso a nivel libros. A su vez hay un video de TED que lo veo cada 6 meses. Es de Simon Sinek. Comparto totalmente la filosofía del por qué uno hace las cosas. Cada vez que entra una persona a la empresa, le hago ver el video, es parte de la capacitación.

TAGS: Empresas familiares, PyMEs, Casos de Éxito

Santander Rio

Santander Río® 2018
Todos los derechos reservados.