Contenido Principal
Santander Río

Oxitocina: la hormona de los líderes

Online Banking

Los procesos internos que se desencadenan en nuestra interacción con el ambiente incluyen hormonas, sinapsis, procesos regulatorios y líquidos. Entre estos componentes está la “hormona del amor”, que se asocia no sólo con sentimientos románticos sino también con las características de un líder.

La oxitocina es una hormona fascinante que se produce en el sistema nervioso central, concretamente en el hipotálamo, desde donde se transfiere a la hipófisis, una glándula que se encuentra en nuestro cerebro.

Fue descubierta a principios del siglo pasado y no solo está asociada a los comportamientos maternales y sexuales, sino también a variables como la confianza, el altruismo, la generosidad, la formación de vínculos, los comportamientos de cuidado y la empatía, entre muchos otros. Está directamente ligada al aprendizaje y a la memoria, y sobre todo al reconocimiento de emociones en otros seres humanos. Interesante, ¿no?

Eso quiere decir que en todas las relaciones de bienestar que tenemos en nuestro día a día hay oxitocina involucrada. Es un pilar del modelo sustentado en las relaciones sociales lo que le valió el nombre de “la hormona de los vínculos”, o “el pegamento social”.

Navegando en el ámbito empresarial esta hormona no podría trabajar sin equipo, sin comunidad, ya que está basada en las alianzas  —el networking—, y por lo tanto, en los nuevos paradigmas que sustentan el liderazgo moderno.

Oxitocina, presente en hacer el bien por otros

Simon Sinek es un autor renombrado, conocido exponencialmente por una charla TED en la que presenta el “Círculo Dorado”, una forma de encontrar qué trabajos nos hacen más felices y nos conectan más con nuestra misión.

En su segundo libro —Los líderes comen al finalse dedica mayormente a hablar de liderazgo, y cuando trata esta cuestión, lo hace a través de una explicación científica en la que menciona las 4 hormonas que regulan nuestros comportamientos y acciones. Una de ellas es la Oxitocina.

Sinek cuenta una experiencia que tuvo mientras estaba en Nueva York. Caminaba por la calle cuando a una persona que estaba delante de él se le abrió la mochila y se le cayeron todos los papeles. En una reacción instantánea, Simon se paró a levantarlos y a ayudar a esta persona a guardarlos en su bolso. La persona sonrió, le agradeció y ambos continuaron su camino. Cuando Sinek llegó a la esquina y estaba por cruzar, un total extraño le dijo que había visto su buena acción y le comentó que realmente se sintió movilizado por aquello que hizo. Oxitocina presente, ¡claro que sí!

Al finalizar esto, el autor explica que en el momento que hacemos algo por otro desinteresadamente, generamos oxitocina. Y el dato más increíble es que la persona que recibe el “beneficio” del acto a su vez también la genera y, de regalo, cualquier persona que presencie este acto también recibe un baño interno de esta hormona.

LÍDERES: CÓMO PROMOVER LA GENERACIÓN DE OXITOCINA

  • CONOCERNOS ES EL PRIMER PASO: Comenzar por trabajar nuestro autoconocimiento para saber quiénes somos, y cuáles son nuestros valores para transmitirlos y generarlos en los equipos de trabajo.
  • AMBIENTES MOTIVADOS: Generar ambientes donde prevalezca la motivación y el asombro positivo. Estas cualidades logran generar pertenencia en los empleados y más dispuestos a sus tareas diarias.
  • SER EL EJEMPLO PARA DAR EL EJEMPLO: El líder debe ser el primero en utilizar todas las herramientas que predica en los equipos: comunicación, empatía, trabajo en equipo, capacidad de resiliencia, valoración del fracaso como aprendizaje, entre otros.
  • DESARROLLAR LA PASIÓN DEL EQUIPO: Establecer en agenda actividades no laborales que puedan incentivar al aprendizaje, a la alegría y a desarrollar pasiones entre todo el equipo. Este tipo de actividades generan emociones básicas positivas, que permiten no solo conocer mejor a nuestros colaboradores, sino que ayudan a establecer lazos duraderos en el tiempo.

Es interesante evaluar la forma en que los nuevos líderes generan vínculos que son fuertes en el tiempo y ante las adversidades. Si apostamos generar líderes con inteligencia emocional, empatía hacia otros, con alto autoconocimiento de sí mismos aplicando el mejoramiento continuo en sus relaciones, sin duda tendremos un “pegamento social” dispuesto a elevar el potencial de nuestros equipos y el bienestar empresarial.

TAGS: liderazgo, pasión, inspiración, trabajo en equipo, bienestar laboral, autoconocimiento.

POR: Carolina Varzabetian.

Carolina Varzabetian es Licenciada en Diseño Gráfico, con años de experiencia profesional corporativa. Hoy es fundadora de Woman+weconnect, un emprendimiento que facilita talleres y eventos orientados al Creative Mentoring®, disciplina que busca conectarte con tu poder personal utilizando la creatividad. Es capacitadora del Programa BAemprende de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y escribe además para diversos medios.

www.womanweconnect.com

Facebook: womanweconnect

Santander Rio

Santander Río® 2017
Todos los derechos reservados.